Conozca la oración de la liberación de la tristeza hereditaria Cuando usted siente rabia, negatividad, miedo o tristeza, usted vuelve su ...

Conozca la oración de la liberación de la tristeza hereditaria

conheça a oração da libertação da tristeza hereditária Conozca la oración de la liberación de la tristeza hereditaria


Cuando usted siente rabia, negatividad, miedo o tristeza, usted vuelve su corazón a Dios? Muchos cristianos tienen miedo de traer emociones negativas al Señor porque sienten que necesitan ser perfectos cuando se dirigen a Él. Ellos pueden creer que no pueden hablar con Dios sobre sentimientos que los alejan de la Palabra, pero la oración de la liberación de la tristeza hereditaria puede ayudar. Este sentimiento de alejarse de Dios cuando necesita no podría estar más lejos de la verdad. Dios quiere que usted venga a Él durante los momentos más oscuros, no importa qué emociones negativas usted sienta o los pecados que cometió. Él te ama infinitamente y te elevará durante estos tiempos difíciles si te miras a Él. Nadie puede suprimir emociones y pensamientos negativos y Dios entiende eso. Reserve un momento para sentarse con Dios y pedir orientación. Él te conducirá a la positividad y la gracia.



Si estás luchando por hablar con Dios sobre tus sentimientos negativos, esta oración de la liberación de la tristeza hereditaria te ayudará a empezar.



Esté abierto a la curación emocional



No importa las emociones dolorosas y difíciles que usted está enfrentando, Dios estará a su lado a cada paso del camino. Dios camina contigo durante los momentos de tristeza, rabia y miedo, y te eleva cuando más lo necesitas. . Habla con Dios y pedir orientación a él durante estos momentos de ternura



Haga clic aquí: Oración Padre Pío para los que están deprimidos o tristes



Oración de Liberación del dolor hereditaria



Libérame, Señor, de toda tristeza congénita.



Sopla sobre mí tu Espíritu Santo que es capaz de curar, transformar y quitar de mí toda marca de tristeza que quedó enraizada en mí.



Pasa, Señor, por toda mi historia y por vida de mis antepasados.



Rompe con toda la carga hereditaria de tristeza, angustia, depresión y melancolía traída de mis padres, abuelos, bisabuelos, tatarabuelos y todas las personas que forman parte de mi árbol genealógico. Cura, Señor, todo resultado de palabras pesadas, maldiciones, traiciones, muertes, que cayeron sobre mí.



¡Asumo que soy un bienaventurado!



Asumiendo toda la fuerza de esa palabra, Señor, puedo proclamar: Soy un bienaventurado, no por merecimiento, sino por gracia, el Señor me hizo un bienaventurado.



Batiza en tu Espíritu Santo y me hace nacer de nuevo. que tu Espíritu Santo penetre profundamente, tocando, curando, llenando, suavizando y trayendo todo el bien, amor, paz, alegría, entusiasmo, gracia y bendición de esta nueva vida.



Gracias, Señor, por ese maravilloso bautismo en el Espíritu Santo.



Amén!