¿Por qué es tan difícil cumplir las promesas del año nuevo? Cada inicio de año, tenemos la costumbre de hacer nuevas promesas para cumpl...

¿Por qué es tan difícil cumplir las promesas del año nuevo?

por que é tão difícil cumprir as promessas de ano novo ? ¿Por qué es tan difícil cumplir las promesas del año nuevo?


Cada inicio de año, tenemos la costumbre de hacer nuevas promesas para cumplir el año que se inicia. Son resoluciones que deseamos alcanzar pero que muchas veces se quedan por el camino y acaban siendo renovadas y nunca cumplidas año tras año. La medicina tradicional china puede tener la respuesta a esta dificultad para cumplir tales promesas.



Como la Medicina Tradicional China explica este hecho



Para la Medicina Tradicional China (MTC), la respuesta está en cómo los 5 elementos naturales se regulan y el deseo de nuestra voluntad. Los 5 elementos son: agua, fuego, tierra, aire y madera.



El agua es un elemento muy importante y ligada a esa temática pues está directamente conectada a nuestra voluntad. Pero no es aquella voluntad de comer una comida o visitar a un amigo, sino aquella voluntad profunda que vive dentro de nosotros, una fuerza interna que dirige nuestra vida inconscientemente hacia la realización de nuestros objetivos y sueños.



Como ¿percibir eso? Es fácil. ¿Sabes aquel momento en que estás con mucha voluntad de no trabajar / estudiar y alguien te llama para salir y puedes decir no? Esto es lo que normalmente llamamos la Fuerza de Voluntad. En realidad, nuestra voluntad inconsciente de adquirir el dinero o prestigio con el trabajo o el conocimiento y reconocimiento con los estudios habla más alto que nuestra voluntad de salir con el amigo. Esta es la voluntad primordial de cada ser humano.



¿Quién está en el control: usted o sus hábitos?



Nuestros hábitos son aquellas cosas que nos hacemos todos los días y se vuelven naturales para nosotros. Para la Medicina Tradicional China, un hábito es como un órgano de nuestro cuerpo. Son actos automáticos que a menudo huyen de nuestro propio control. Por ejemplo, muchas personas que se despiertan temprano todos los días de la semana, terminan despertando temprano también en festivos y fines de semana por la fuerza del hábito, aunque quieran continuar durmiendo.



Hay hábitos que favorecen nuestra vida. Cepillar los dientes y bañarse, por ejemplo, es un hábito saludable que mantiene nuestra higiene diaria. Sin embargo, otros hábitos pueden ser perjudiciales y desagradables, y tenemos una gran dificultad para librarnos de ellos porque ya forman parte de nuestra vida, como un órgano de nuestro cuerpo.



Los hábitos surgen de una necesidad, de una fuerza para alcanzar un objetivo, cualquiera que sea. El problema es cuando esta meta ya se ha alcanzado o no es más importante para nosotros, pero seguimos con el hábito de perseguirlo. Se vuelve difícil sacar ese hábito de nuestra vida. En esas horas, necesitamos activar nuestra voluntad para cambiar de forma consciente y disciplinada algo que sabemos que necesitamos, necesitamos perder ese hábito que nos es perjudicial. Es diferente de tener disciplina. Disciplina la gente usa para hacer lo que nos gusta hacer, pero es necesario. Como tener paciencia en el tránsito o lavar la vajilla todos los días, eso es disciplina. La conciencia es percibir que necesitamos eliminar algo de nuestra vida de una vez por todas y percibir el beneficio que eso nos traerá. Por ejemplo: una promesa común el comienzo del año es dejar de fumar. Muchas personas no consiguen y eso no es falta de disciplina, sino de conciencia. Este hábito nos esclaviza, quita nuestro autocontrol de nuestras manos, el vicio (o el hábito) hace que hagamos algo que nos perjudica y no logramos controlar. Entonces, al hacer sus promesas de año nuevo, es bueno estar atento si usted está en su control. Si tus hábitos te conduce, fallar de nuevo en la conquista de este objetivo trazado para el año nuevo. Usted necesita alinear su voluntad y ponerla al servicio de su desarrollo como persona y de la realización de su sueño.



Salmos para el Nuevo Año - Para su trabajo y carrera.



Cómo Alinear su voluntad a sus promesas de año nuevo?



Para que su voluntad esté alineada a sus promesas de año nuevo es necesario una íntima reflexión para percibir si usted está en el control de su vida o ha dejado los hábitos de dirigir. Mire dentro de sí sin juicio, no se juzgue débil o sin determinación si percibe que sus hábitos están controlando, eso es una cosa natural que dejamos pasar sin darse cuenta. Lo mejor es poder percibir que eso está sucediendo y así poder cambiar.



Ejercicio para hacer buenas resoluciones de año nuevo



Intente recordar su infancia y adolescencia. ¿Cómo usted se imaginaba que usted sería en la edad que tiene hoy? Intenta poner esto en el papel, escribiendo, dibujando, con gráfico, cómo te encuentras mejor. Preste mucha atención a lo que usted anhelaba y en lo que usted es hoy, probablemente debe haber muchas diferencias.



Ahora imagínese cómo desea que esté su vida dentro de 5 años. También haga una anotación similar a la que hizo de su memoria de infancia y adolescencia. Ahora compare las dos anotaciones. Percibe lo que es viable, lo que más se asemeja a su voluntad interna más íntima, y ​​establezca metas concretas y alcanzables. Establezca formas de alcanzar esas metas, aunque sean difíciles. No hay garantía que usted vaya a alcanzar, pero al ver lo que usted quería y lo que usted quiere hoy es mucho más fácil definir su voluntad y no dejar que sus sueños sean sólo sueños. Su sueño será mucho más atractivo y palpable después de ese ejercicio.



Previsiones para el Año del Cambio.