La apometría es un concepto muy nuevo si se compara con el historial que poseemos acerca de los conocimientos de las leyes espirituales, lo ...

Apometría cuántica: la técnica terapéutica entre los métodos religiosos

La apometría es un concepto muy nuevo si se compara con el historial que poseemos acerca de los conocimientos de las leyes espirituales, lo que hace que sus estudios estén aún muy lejos dispersos y bastante superficiales. Las diversas vertientes y metodologías de aplicación de la apometría todavía están comenzando a surgir en medio de atendimientos en centros espíritas; y entre las áreas de estudio que están surgiendo a fin de perfeccionar nuestros conocimientos está la apometría cuántica.



¿Qué es la Apometría cuántica? La apometría cuántica también puede ser llamada apometría cósmica, angélica o incluso celestial, dependiendo de la locución empleada por quien está demostrando el estudio. En la aplicación de la apometría cuántica se utilizan técnicas anímicas de tratamientos individuales, que recurren básicamente a las fuerzas cósmicas y sus energías durante los tratamientos, así como la fuerza mental y la fuerza física.



El enfoque de este método es buscar la en el campo emocional del paciente, tratando también de la cura psíquica y física. El método incluye la exploración de áreas de desobsesión, translocación dimensional, el rescate kármico y el análisis de vidas pasadas. El terapeuta, a través de los conocimientos de la terapia apométrica cuántica busca el alineamiento de los cuerpos, permitiendo la retirada de energías intrusas al paciente; en su lugar puede ser realizado el anclaje de las energías de jerarquías de luz. Este método manifiesta muchos resultados y es de muy fácil aplicación, ya que el terapeuta es capaz de realizar la exploración de los planos sutiles y realidades paralelas tranquilamente de su espacio de atención y sin la necesidad de un gran grupo, ya que posee todas las herramientas consigo es importante decir que un lema considerado regla entre los estudiosos es que todo el conocimiento, tanto el adquirido como el enseñado entre terapeutas y entusiastas, deben ser usados ​​en la Luz, para Luz, y por la Luz. El término terapeuta incluso es una de las diferencias de esa rama de la apometría, ya que no es aplicada por grupo religioso y sí por un terapeuta. La relación establecida entre quien aplica las técnicas y quién es tratado es la de un médico y un paciente, lo que implica una serie de medidas y situaciones como, por ejemplo, la posibilidad de que sea cobrado algún valor por las consultas y el tratamiento.