Salmo 31: significado de las palabras de lamentación y fe El Salmo 31 forma parte de los Salmos de lamentación. Sin embargo, él tiene un c...

Salmo 31: significado de las palabras de lamentación y fe

Salmo 31: significado de las palabras de lamentación y fe


El Salmo 31 forma parte de los Salmos de lamentación. Sin embargo, él tiene un contenido ligado a la exaltación de la fe tan grande que puede también ser clasificado como un salmo de fe. Estos pasajes de las escrituras sagradas pueden ser divididos entre la presentación de lamento en el contexto de la fe y la presentación de alabanza en el contexto del lamento.



El poder de las palabras sagradas del Salmo 31



Lea el salmo abajo con mucha intención y fe:



1 En ti, Señor, confío; nunca me dejes confundido. Libérame por tu justicia.



2 Inclina para mí tus oídos, líbrame rápidamente; sé mi firme roca, una casa fortísima que me salve.



3 Porque tú eres mi roca y mi fortaleza; por tanto, por amor de tu nombre, me guía y me encamina.



4 Quítame de la red que para mí esconder, pues tú eres mi fuerza.



5 En tus manos encomiendo mi espíritu; tú me redimiste, Señor Dios de la verdad.



6 Odio a aquellos que se entregan a vanidades engañosas; pero yo confío en el Señor.



7 Me alegraré y regocijé en tu misericordia, porque consideraste mi aflicción; conociste mi alma en las angustias.



8 Y no me entregaste en las manos del enemigo; has puesto mis pies en un lugar espacioso.



9 Tiene misericordia de mí, oh Señor, porque estoy angustiado. Consumidos están de tristeza mis ojos, mi alma y mi vientre.



10 Porque mi vida está gastada de tristeza, y mis años de suspiros; mi fuerza desciende a causa de mi iniquidad, y mis huesos se consumen.


11 Fui oprobio entre todos mis enemigos, hasta entre mis vecinos, y horror para mis conocidos; los que me veían en la calle huían de mí.



12 Estoy olvidado en su corazón, como un muerto; y en el caso de que se trate de una persona, mientras yo me reunía en contra de mí, trató de quitarme la vida.



14 Pero yo confié en ti, Señor; y dijo: Tú eres mi Dios.



15 Mis tiempos están en tus manos; me libra de las manos de mis enemigos y de los que me persiguen.



16 Haz resplandecer tu rostro sobre tu siervo; me salva por tus misericordias.



17 No me dejes confundido, Señor, porque te he invocado. Deja confundidos a los impíos, y empiecen en la sepultura.



18 Enmudecen los labios mentirosos que hablan cosas malas con soberbia y desprecio contra el justo.



19 ¡Oh! ¡cuán grande es tu bondad, que has guardado para los que te temen, la cual has operado para aquellos que en ti confían en la presencia de los hijos de los hombres!



20 Tú los esconderás, en el secreto de tu presencia, de los desaforos de los hombres; en el pabellón, de la contienda de las lenguas.



21 Bendito sea el Señor, pues hizo maravillosa su misericordia para conmigo en una ciudad segura.



22 Pues yo decía en mí prisa: Estoy cortado de delante de tus ojos; sin embargo, tú oíste la voz de mis súplicas, cuando yo a ti clamé.



23 Ama al Señor, todos los que sois vuestros santos; porque el Señor guarda a los fieles y retribuye con abundancia al que usa de soberbia.



24 Esforzaos, y él fortalecerá vuestro corazón, todos los que esperáis en el Señor.



Haga clic aquí: Salmo 25 - orientación para quien busca por personas desaparecidas



La interpretación del Salmo 31



Para que usted pueda interpretar todo el mensaje de este poderoso Salmo 31, el Equipo WeMystic hizo una descripción detallada de cada tramo de este pasaje, echa un vistazo a:



Versículos 1 a 3 - En ti, Señor, yo confío



Los primeros tres versículos de este salmo, David muestra toda su confianza y alabanza por Dios. Él sabe que Dios es su fortaleza, y están seguros de que con su fe Dios le librará de las injusticias y le guiará por toda la vida.



Versículos 4 y 5 - Tú eres mi fuerza

Versículos 9 a 10 - Tiene misericordia de mí, oh Señor



En estos fragmentos, percibimos la vuelta del contenido de lamentación de este Salmo 31. Él retoma sus duros sufrimientos, con dolores físicos y espirituales. La tristeza y las dificultades que él vivió desgastaron su cuerpo por completo, y por eso él pide a Dios por misericordia.



Haga clic aquí: Salmo 26 - Palabras de inocencia y redención



Versículos 11 a 13 - Estoy olvidado en el corazón de ellos. En los versículos 11 a 13, David habla de las pruebas a las que fue sometido para recibir la misericordia divina. Tallas fueron las mazelas que acometieron su cuerpo físico que sus vecinos y conocidos ya no le miraban, al contrario huían. Se oía el murmullo de todos sobre él por donde pasaba, algunos incluso intentaron quitarle la vida.



Versículos 14 a 18 - Pero yo confí en ti, Señor



Incluso delante de todo, David no dejó que su fe se sacudía y ahora pide a Dios por la liberación de sus enemigos y por misericordia. Él pide que Dios lo ampara, pero confunda, cale y sea justo con aquellos mentirosos que lo hicieron mal.



Versículos 19 a 21 - Cuán grande es tu bondad



En los versículos que se a continuación, David resalta la bondad del Señor ante aquellos que le temen. Confía en la justicia divina pues sabe que Él hace maravillas en quien cree, confía y bendice su nombre. En el caso de que se trate de una persona que no sea de su familia, que no sea de su familia, El finaliza este poderoso Salmo 31 predicando: Ama al Señor. Él evangeliza como alguien que fue salvado por Dios, pide a los demás que confíen, que se esfuercen y que así Dios fortalecer su corazón, y que él es la prueba viva del poder de Dios a quien lo ama y sigue.