La fecundidad de la autocuración se caracteriza como el poder de reinstauración de nuestro cuerpo ante una enfermedad psíquica o física. Muc...

La autocuración en nuestro cuerpo: entienda ese fenómeno

La fecundidad de la autocuración se caracteriza como el poder de reinstauración de nuestro cuerpo ante una enfermedad psíquica o física. Muchas veces no nos damos cuenta que la tuvimos, pues de inmediato nuestro organismo la extingue.




Autocura: ¿qué es?



autocura

La conversación contra sentimientos de tristeza es eficaz porque puede hacernos reír, bailar, mover nuestro cuerpo. Esta energía gasta en movimientos, pensamientos o nuevas ideas promueve un aumento en las hormonas de la felicidad, lo que crea, a partir de energías positivas externas, una cura a cualquier problema psíquico. En cuanto a la caminata, nuestro cuerpo nos puede curar no sólo liberando ocitocina y ayudándonos con la pérdida de la barriga, pero también a largo plazo con problemas oriundos de la obesidad. Hay una red de beneficios que no siempre creemos existir.



Ho'oponopono - una técnica hawaiana de autociencia



Autocura: ¿cómo funciona?



Uno de los ejemplos de autocuración más practicado es la curación del vicio. Nuestro cuerpo es reeducado a fumar ese cigarrillo oa beber un vaso de cerva todos los días, pues nuestros pensamientos crean una necesidad innecesaria, una situación parodia que se caracteriza como un vicio. En vez de hacernos bien, destruye nuestro cuerpo.



Hay quien sólo usa adhesivos de nicotina o masque chicles y nunca consiga. El problema se encuentra en la mente y en las acciones en sí. Usted ha dejado de fumar, pero todavía usa estupefacientes para suplir niveles básicos de nicotina, esto no tiene mucha razón. Lo correcto, ante todo, es pensar en lo que sientes cuando necesita fumar. Si usted quiere fumar siempre que toma café, disminuya el café. Si usted fuma en tal período que ya es un hábito, marque alguna actividad para este período. El cuerpo, con el tiempo, se va acostumbrando de tal manera que, de manera desavida y despretensiosa, nos encontramos lejos del vicio.



Otra actividad grandiosa para la autocuración, sobre todo para la autocuración espiritual, es el yoga. Este ritual deportivo milenario viene pasando de generación en generación como una cura para el alma. Su práctica regular nos enseña cómo tener una vida mejor y, principalmente, cómo vivir en armonía a través de ejercicios simples y eficaces. Su cerebro se encontrará en un reposo más grande e incluso las enfermedades causadas por el estrés, el odio o las energías negativas no llegar a sus pensamientos.