El salmo 48 pertenece a la trilogía que se inicia en el salmo 46, es una oración de confianza en Dios, y sobre tener a Dios como un refugio,...

Salmo 48 - Ciudad Santa, el refugio de Dios

El salmo 48 pertenece a la trilogía que se inicia en el salmo 46, es una oración de confianza en Dios, y sobre tener a Dios como un refugio, refiriéndose los peregrinos que visitaban la ciudad santa por primera vez.



Las palabras del Salmo 48



Lea con atención y devoción:



  • Grande es el Señor y muy digno de ser alabado, en la ciudad de nuestro Dios, en su monte santo.

  • De bella y alta situación, alegría de toda tierra es el monte Sión a los lados del norte, la ciudad del gran Rey.

  • En los palacios de ella Dios se hizo conocer como alto refugio.

  • Pues he aquí que los reyes conspiraron; juntos vinieron llegando.

  • La vi, y luego se maravillaron; se le asombraron y se apresuraron a huir.

  • Se apoderó de ellos el temblor, sintieron dolores como las de una parturienta.

  • Con un viento oriental romperse las nauseas de Tarsis. Como hemos oído, así hemos visto en la ciudad del Señor de los ejércitos, en la ciudad de nuestro Dios; Dios la establece para siempre.

  • Hemos meditado, oh Dios, en tu misericordia en medio de tu templo.

  • Como es tu nombre, oh Dios, así es tu alabanza hasta los confines de la tierra; de la rectitud está llena tu diestra.

  • Alegre el monte Sión, se regocijen las hijas de Judá, a causa de tus juicios.

  • Dai vueltas a Sion, alrededor de ella; y que no hay que olvidar que no hay que olvidar que no hay que olvidar que no hay que olvidar que, él será nuestro guía hasta la muerte.(Salmos 48: 1-14)



    Haga clic aquí: Salmo 47 - Exaltación a Dios el gran Rey



    Interpretación del Salmo 48



    Confira la interpretación del Salmo 48 que el WeMystic preparó para usted:



    Versículos 1 A 8: Grande es el Señor y muy digno de ser alabado



    En estos versículos, la grandiosidad de Dios es una vez más resaltada en salmos, el salmista subraya cuánto es digno de alabanza y de cómo permanece fiel a los suyos, como se describe en el versículo 8.



    Versículos 9 a 14: Porque este Dios es nuestro Dios para todo el siempre



    En estos versículos, se reconoce la misericordia de Dios ante su ciudad santa, la justicia y cuánto Dios es benévolo a su pueblo que lo exalta confiado y declara su amor hasta la muerte.